Comala

Hoy se celebra el centenario del nacimiento de Juan Rulfo, escritor mexicano reconocido internacionalmente por su obra “Pedro Páramo”. Yo también quiero celebrar y compartir como llegué a este libro. No recuerdo exactamente el año, pero fue en un comercial de televisión para la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) que utilizaron un fragmento de “Pedro Páramo”, era una animación y alguién narraba:

« …Mi pueblo, levantado sobre la llanura. Lleno de árboles y de hojas como una alcancía donde hemos guardado nuestros recuerdos…»

No hizo falta más, quede enganchada. Al final del comercial aparecían el nombre del libro y el autor, los apunte en algún lado para no olvidarlos, esperando encontrar ese libro que en ese momento era como una promesa ¿De que? no lo sabía, solo me sonaba a promesa. Era una niña en aquel entonces y en mi pueblo no había una biblioteca, no tenía gran cosa de libros en mi casa y mucho menos alguien a quién pedírselo prestado. Encontré el libro en la biblioteca de Tizayuca cuando ya iba a la preparatoria. «¿Pedro Páramo?… ¿Juan Rulfo?…», si alguien recuerda esa escena de la caricatura de los Looney Toons donde Bugs Bunny conoce a “Hansel” entenderá el tono en el que me decía a mi misma el nombre del libro y el autor. pase de un segundo a otro de la emoción de encontrarlo al desconcierto de ver que era un libro relativamente pequeño tanto en número de hojas como en dimensiones, por no decir que ya estaba un poco viejo. “¿¡Es este!?” ¿es este? ¿enserio? y empecé a leer «Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo»… concreto muy concreto seguí leyendo  «Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría; pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo» Wuau. «—No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio… El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro.» Doble Wuau. Y de nuevo ya estaba enganchada. Después me confundió el libro, tarde un rato en darme cuenta que no estaba contado de manera lineal así que cuando me percate de esto lo volví a empezar.

DSCF12172

Mucho se escribe sobre este libro y yo no soy ninguna experta para tener alguna opinión reveladora o demasiado trascendental. Pero siempre sentí que Juan Rulfo “lo entendía”.   Entendía como se vive cuando los muertos caminan entre los vivos, cuando se desea que algunos vivos estén muertos y que algunos muertos no se hubieran ido tan pronto. Entendía también como se diluyen las lineas de los planos existenciales para terminar por no saber si estas vivo o muerto, despierto o soñando.  Los muertos no caminan entre los vivos, dirán algunos. No hay nada más allá de la muerte, dirán otros. No puedes dar por hecho que lo que pasa en “Pedro Páramo” son hechos reales. No, es cierto. Pero hay cruces en las carreteras en los lugares donde murió alguien y bicicletas pintadas de blanco en las ciudades. Hay abuelas y tías diciéndole a algún pequeño que prendan una veladora para rezar por el alma de «sus difuntos». Hay ofrendas por el día de muertos en las casas. Hay protestas por las muertes injustas en las calles. Probablemente es que somos los vivos quienes caminamos entre los muertos y él lo entendía.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s